conductitlan

Volver a sección de


LOS PRINCIPIOS DEL COMPORTAMIENTO

 

 Por  Jorge Everardo Aguilar Morales

 

Todos las personas tienen ciertas concepciones acerca del comportamiento de las otras personas, dichas concepciones incluyen explicaciones acerca de porque se comportan  de la forma en que lo hacen, y de que depende que cambien su conducta.

 

La psicología entendida como la ciencia de la conducta busca explicar, predecir y controlar la conducta  de los organismos, sin embargo, al igual que muchas personas los psicólogos tienen distintas explicaciones sobre el comportamiento de las personas.  Analizaremos a continuación cuales son las más comunes, apoyándoos para esto en la Clasificación hecha por Skinner (1953) posteriormente haremos una revisión rápida de la explicación científica y  como punto de partida en nuestro trabajo científico y que sin lugar a duda deben ser establecidos de tal manera que sean congruentes con los datos que a la fecha existen sobre la conducta humana.

 

a) La explicación científica del comportamiento

 

·          Explicaciones precientíficas

 

1.   Explicaciones  populares:

 

Un primer grupo de explicaciones  hacen referencia  a situaciones que aparentemente coinciden con la presencia de una conducta  pero que aunque en algunas ocasiones  aparezcan  al mismo tiempo que una conducta no significa que sean su causa, por ejemplo: se explica que alguien no haya dado un buen resultado en un examen debido a que tuvo un mal día, o haciendo referencia a los planetas o a la posición de la luna, a las condiciones climatológicas  o a la situación económica del país( “En estos días nada sale bien”), etc. etc.

 

2.   Explicaciones basadas en la estructura corporal: 

 

Otro tipo de explicaciones hacen referencia a la estructura corporal como causa de la conducta, así por ejemplo se habla de que las personas delgadas tendrán cierto tipo de “carácter” en tanto que las personas obesas otro. Un tipo de explicación que se basa en la estructura corporal y que es mas aceptada por los psicólogos es aquella que toma al sistema nervioso como el origen de la conducta. De tal forma que si el sistema nervioso de un estudiante funciona, su aprendizaje será óptimo en tanto que si su cerebro “no funciona” la persona tendrá dificultades. Si bien es cierto que el sistema nervioso es una estructura de soporte que permite el desarrollo de una persona, esto no implica que este sea la causa de la conducta. Expresiones como “tiene alterados los nervios”, “Anda mal del cerebro” ejemplifican  este último tipo de explicaciones.

 

También en este tipo de explicaciones se encuentran aquellas que atribuyen algunos comportamientos a la herencia  o a la condición de la especie, las siguientes frases ejemplifican estos argumentos: “Heredó el genio de su abuelo”, “el hombre es bueno por naturaleza”,  “Desde que nació ya era así”, etc.

 

3.   Explicaciones que utilizan causas internas:

 

Un tercer tipo de explicación de la conducta  es aquella que utiliza agentes internos sin dimensiones físicas,  haciendo  frecuente referencia a estados mentales, estados de ánimo, capacidades,  etc.  Por ejemplo se dice que una persona no quiere trabajar porque tiene un problema de actitud, que un estudiante no tiene buenos resultados porque tiene un problema de aprendizaje, se habla también de que si alguien participa en clase lo hace porque es una persona entusiasta, y se explica un buen desempeño académico a partir de que el estudiante posee un Coeficiente Intelectual Superior al término medio. Este tipo de explicaciones además de carecer de definiciones claras de los términos que utilizan  pueden ser cuestionadas de acuerdo con el siguiente argumento: “Si una conducta depende por ejemplo de la actitud o del  deseo de querer hacer las cosas, o de la inteligencia, entonces de que depende el deseo de querer hacer las cosas, la inteligencia o la actitud favorable,  ”

 

Desventajas de utilizar explicaciones precientíficas  en psicología

 

Aunque pueda parecer que el hecho de que un psicólogo explique la conducta con cualquiera de  los argumentos que hemos revisado resulta irrelevante en la práctica lo que realmente sucede es lo contrario, por ejemplo si alguien cree que sus estudiantes son buenos o sabios  por naturaleza orientará su  enseñanza a  “eliminar todos los obstáculos que impida el desarrollo de esa tendencia natural”, en cambio si se parte de la creencia que el hombre es malo por naturaleza entonces  la enseñanza se orientará a castigar aquellas conductas que puedan ser un reflejo de esa naturaleza, de hecho estos han sido las posturas extremas sobre las cuales se han desarrollado distintos modelos educativos. Lo mismo puede suceder con un psicólogo que cree que la conducta del estudiante depende  de su “deseo de querer hacer las cosas”  ya que entonces su práctica se orientará a convencer a los estudiantes de porque es bueno lo que están haciendo para que una vez convencidos estos se entreguen por su cuenta a la experiencia de aprendizaje sin ningún problema y con el mayor de los deseos. Por lo anterior revisaremos brevemente algunas...

 

LIMITACIONES Y CONTRADICCIONES  DE LAS  EXPLICACIONES PRECIENTÍFICAS DEL COMPORTAMIENTO:

 

 Teóricas:

 

a) No cuentan con evidencia Experimental

 

Desafortunadamente no existe evidencia experimental que sustente las ideas mencionadas, es decir, no hay pruebas que puedan hacernos afirmar con seguridad que los hombres, son buenos o malos por naturaleza, que la conducta es heredada, o que podemos encontrar el origen de una conducta en el cerebro, en el sistema nervioso, en la mente, en el inconsciente, en los deseos, o en los temores, es decir estas explicaciones deben ser eliminadas del lenguaje del científico por que son falsas , no han podido ser demostradas.

 

Existen Muchas teorías que parecen haber dado respuestas a todas las preguntas,  tienen coherencia lógica, e incluso suele ser muy interesante leerlas, pero en la ciencia los criterios de validación de una teoría se encuentran en su utilidad para predecir y controlar un fenómeno y en este sentido las teorías mencionadas anteriormente poco han aportado. Por lo que  se ha dicho (Primero, G, 19999 que resultan ser mas bien  una cosmovisión.

 

b) Son redundantes e incompletas

 

También se deben considerar las explicaciones anteriores como precientíficas  y en consecuencias ser rechazadas porque son redundantes e incompletas, por ejemplo cuando se dice que una persona no hace  ejercicio  porque tiene su autoestima baja entonces tendríamos en primer lugar  que demostrar la existencia de la tal autoestima  (tendríamos que preguntar: ¿En donde esta la autoestima? ¿Cuánto mide la autoestima?, etc.) y luego indicar que es baja, sin embargo quienes ocupan este tipo de explicaciones solo tienen como única prueba de la existencia  de estas entidades internas la conducta que están tratando de demostrar . En el ejemplo que estamos utilizando cuando alguien afirma que no se hace ejercicio porque tiene la autoestima baja y le preguntamos ¿cómo sabes que tiene la autoestima baja? , la respuesta que se da es que podemos observar que tiene la autoestima baja porque no hace ejercicio. En otras palabras estamos ante una explicación tautológica, redundante, que no explica nada.

 

Algo que también se ha mencionado (8) es que este tipo de teorías suelen ser redundantes e infalsables porque cuando un evento lo contradice se toma como un criterio de confirmación, Gerardo Primero un psicólogo Argentino pone el siguiente ejemplo:

 

“En muchos casos, frente a un evento que parece refutar una hipótesis, se reinterpreta esta última para poder sostenerla (por ejemplo, cuando Freud busca traumas sexuales infantiles para explicar la neurosis y el paciente los niega, sostiene que fueron reprimidos, y cuando es evidente que el suceso nunca ocurrió lo considera una fantasía inconsciente, ejecutando dos veces el artilugio de ¨huir hacia lo infalsable¨ para seguir sosteniendo su hipótesis)”.

 

Además el tipo de explicación anterior es incompleta porque en el supuesto de que una persona no hiciera ejercicio porque su autoestima esta baja, todavía tendríamos que contestar la pregunta ¿por qué tiene una autoestima baja?.  Como se puede ver la explicación también es incompleta.

 

C) Los términos que utiliza están mal definidos

 

Otro problema adicional es que, aunque en este caso estamos suponiendo que definió adecuadamente lo que es autoestima, las aproximaciones que utilizan este tipo de explicaciones suelen definir incorrectamente los términos que esta utilizando, así por ejemplo si decimos que la conducta depende del carácter y que el carácter es el cúmulo de experiencias vitales que potencializan el desarrollo de una persona, en realidad no sabemos de que estamos hablando. Podemos ver la importancia de la definición en la psicología cuando preguntamos específicamente entonces que es lo que tenemos que cambiar’ ¿Qué es lo que tenemos que observar? O ¿qué es lo que tenemos que medir? Entonces, no daremos cuenta de lo poco claros que son los términos.

 

D) Son etnocentristas:

 

Al no tener evidencia experimental en realidad lo que reflejan estas teorías son rasgos culturales de quien las elabora, una teoría del comportamiento que surge en una cultura de no contacto como la norteamericana puede señalar que las causas del comportamiento humano se encuentran en precisamente en esa característica, sin llegar a explicar nunca el origen de esa característica y sin percatarse que su teoría refleja mas bien los valores del contexto social en el que se desarrollo. Esto es comúnmente observado en las teorías que se han formulado para explicar  el comportamiento “anormal” y que bien pueden tomarse como parte del Folclore mas que como parte del conocimiento científico, son teorías que se encuentran  de acuerdo con Wittgestein en una etapa de especulación previa a la formulación de hipótesis científicas.

 

Prácticas:

 

a) Nos impiden modificar una conducta

 

Recordemos que una ciencia tiene el objetivo de observar, explicar, predecir y controlar o cambiar el fenómeno de estudio, en este caso la psicología busca cambiar la conducta humana por lo que si decimos que la conducta depende de la autoestima tendríamos que inquirir a quien nos da esa explicación “Entonces. ¿Qué tengo que modificar  para que la conducta cambie”. La respuesta nos aclararía como en realidad, no hemos explicado nada  pues necesariamente tendrían que contestar: “Si la conducta depende de la autoestima, pues entonces tendríamos que cambiar la autoestima y la conducta cambiaría” pero como nunca definimos que es la autoestima  y nunca explicamos de que dependía la autoestima entonces nos encontramos en el mismo punto de partida.

 

Las explicaciones anteriores son también cuestionables desde el punto de vista práctico, pues nos impide cambiar una conducta o resolver el problema, supongamos que un niño no estudia, si tomamos en cuenta una explicación  que utilice la herencia para explicar la conducta no nos quedaría mas que aceptar el destino que nos tocó pues poco se podría hacer o para modificar la constitución genética de una persona, si acaso tendríamos que orar para que la próxima generación no tenga los mismos problemas.

 

b) Generan iatrogenia

 

Podríamos de igual manera medicar a alguien que no lo necesita porque pensamos que su comportamiento agresivo dependen de un desorden del sistema nervioso, cuando su comportamiento esta determinado por variables ambientales. Hoy en día muchos niños  y pacientes psiquiátricos sufren las consecuencias de este tipo de modelos médicos de explicación del comportamiento. El incremento en el uso del Ritalin para el manejo de niños con hiperactividad es un ejemplo

 

Por otra parte en la práctica clínica  estas explicaciones pueden apartar a las personas  de lo que necesitan hacer para mejorar y proporcionarles la excusa para no trabajar en la tarea de ayudarse, concentrarlos solo en prácticas verbales en lugar de discutir sus creencias y realizar cambios en su medio, pueden hacerlos dependientes, fomentar el conformismo, reforzar la irracionalidad, sabotear los potenciales de la salud y provocar el establecimiento de metas terapéuticas erróneas.

 

c) Despolitizan  a las personas

 

Otra crítica es de tipo ideológico, si consideramos factores internos como la explicación de numerosas conductas estamos negando la influencia de factores sociales en la aparición de comportamientos. Si consideramos a alguien como enfermo mental entonces lo estamos despolitizando y le estamos atribuyendo a él toda la responsabilidad de lo que le pasa y de su posible cambio y negamos la responsabilidad que todos tenemos en la aparición de dicho comportamiento, nos negamos a reconocer que el medio social en el que se desarrolla una persona con tal problema esta mal diseñado. Después de todo es mas fácil para un padre decir que su hijo esta enfermo a reconocer que él ha diseñado mal el ambiente familiar, es mas fácil para un maestro decir que su alumno es flojo que reconocer que él diseño mal su clase, es mas fácil decir a un psicólogo que su paciente tiene resistencias a reconocer que el diseño un plan terapéutico equivocado.

 

 

Si lo mencionado párrafos atrás no son explicaciones válidas del origen de nuestro comportamiento, entonces ¿ Qué determina que nos comportemos como nos comportamos? Enseguida desarrollaremos este punto.

 

La explicación científica de nuestra conducta

 

Lo que nosotros hacemos no depende de la herencia, de los astros, del cerebro, o de  las fuerzas mentales, lo que nosotros hacemos esta determinado por el medio ambiente. Las causas de nuestra conducta no debemos buscarlas en lo que esta dentro de nosotros si no en el medio que nos rodea. Todo lo que hacemos lo aprendemos y son  básicamente tres los mecanismos por los cuales aprendemos.

 

 

1. Condicionamiento Clásico:

 

Existen estímulos en el medio que provocan respuestas reflejas por ejemplo: un ruido fuerte provoca una reacción de espanto, un choque eléctrico puede provocar una contracción muscular, una luz intensa provoca la constricción de la pupila, la comida provoca que una persona salive,  etc. A estos estímulos  y a estas respuestas se les conoce como incondicionados  debido a  que no hubo un proceso de aprendizaje para que se presentaran estas reacciones, es decir, nosotros nunca aprendimos a salivar, ni aprendimos a dilatar o constreñir la pupila.

 

Sin embargo, existe un mecanismo en el que mediante la asociación un estímulo neutro puede provocar las mismas respuestas que un estímulo incondicionado, a este mecanismo se le conoce como condicionamiento clásico. En este tipo de aprendizaje un estímulo neutro (El sonido de una campana) es asociado con un estímulo incondicionado  ( la comida) que de por sí provoca una respuesta ( la salivación), tras varias asociaciones el estímulo neutro ( el sonido de la campana) puede llegar a provocar  por si solo la respuesta  inicial ( la salivación),  el estímulo y la respuesta reciben ahora el nombre de condicionados para resaltar  la existencia de un aprendizaje. Observe el gráfico.

 

 

 

Ejemplo de condicionamiento clásico

 

 

En otro ejemplo una persona acude al hospital ( Estímulo neutro) para recibir un tratamiento de quimioterapia ( Estímulo incondicionado)  que le provoca  entre otras la respuesta de nausea (Respuesta incondicionada), con el tiempo tras varias asociaciones  puede suceder que el solo hecho de asistir al hospital  o de pensar en el hospital  ( Estímulo condicionado) provoque las mismas respuesta de nauseas que provoca la quimioterapia.

 

En la escuela un ejemplo muy típico es el siguiente: usualmente un golpe  o un castigo verbal provoca respuestas emocionales y respuestas de huída, si quién otorga los golpes y los castigos verbales es el maestro ( estímulo neutro en un principio) bastaran algunas asociaciones para que la sola presencia del maestro produzca la misma respuesta que los golpes.

 

Ahora bien la mayor parte de nuestra conducta no se explica por este mecanismo, por lo que revisaremos  a continuación el condicionamiento operante.

 

2.   Condicionamiento operante:

 

El condicionamiento operante es el mecanismo que explica el origen de la mayor parte de nuestra conducta. En este tipo de aprendizaje lo que sucede es que la presencia o ausencia de una conducta se determina por las consecuencias que le siguen, si la consecuencia de una conducta  consiste en la presentación de un estímulo positivo o la eliminación  de un estímulo aversivo, es decir, un evento reforzante, la conducta se fortalecerá, en cambio si la consecuencia consiste en la eliminación de un estímulo positivo o la presentación de un estímulo aversivo, en otras palabras de un castigo, entonces la conducta se debilitará. 

 

 

Por ejemplo si después de que un estudiante ejecuta correctamente una tarea recibe un elogio del profesor es muy probable que esa conducta se fortalezca, en cambio si  no obtiene la respuesta correcta es probable que su conducta se debilite.

 

Entre mas inmediatamente se presente el estímulo reforzante  ( la recompensa),  mayor será su efecto sobre la conducta.

 

De lo anterior resulta que  un estudiante no tiene hábitos de lectura efectivos por que desee superarse, por que este muy motivado o porque sea muy estudioso, sino porque en el pasado a su conducta de leer le han seguido estímulos reforzantes,  de la misma manera que un estudiante no  da la respuesta correcta después de una lección por que haya sido flojo, apático, o retrasado si no porque las condiciones de aprendizaje no le permitieron ejecutar la respuesta deseada.

 

 

De esto se desprende que si el psicólogo pretende lograr un cambio de conducta en una persona  deberá en primer lugar definir claramente cual es la conducta que desea lograr, enseguida crear las condiciones necesarias para que la conducta meta se ejecute y  sobre todo una vez que se presente la conducta deberá hacer que le sigan una serie de estímulos reforzantes que la fortalezcan.

 

3.   Aprendizaje por observación

 

Un tercer mecanismo por el que aprenden las personas es el aprendizaje por observación, que incluye los dos tipos de aprendizaje arriba mencionados, en este tipo de aprendizaje  el observador aprende la conducta con solo observar a un modelo, el que aprende no ejecuta ninguna respuesta, ni recibe ninguna consecuencia, sin embargo, tras la experiencia  presenta nuevas respuestas o altera la frecuencia con que presenta ciertas conductas.

 

En términos generales la influencia del modelo sobre el que observa es mayor cuando el modelo es semejante al observador, o es de mas prestigio o de un estatus y eficiencia mas elevados o cuando hay varios modelos ejecutando la misma conducta.

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

1.      Skinner, B. F. (1971) [1953] Capítulo 3. ¿Por qué actúan los organismos?. En Ciencia y conducta Humana: Una psicología científica, Barcelona: Editorial Fontanella.

 

2.      Bayés, R. (1980) Capítulo 5. La psicología como ciencia. En Una introducción al método científico en psicología. Barcelona: Martínez Roca-Fontanella

 

3.      Kantor, J. R. (1978) [ 1967]  Psicología Interconductual: Un ejemplo de construcción científica sistemática Cáp. 6 al 11. México: Editorial Trillas.

 

4.      Vargas, J. E. (1999) La definición de ciencia. En  Lecciones de psicología en medio magnético. México: A515TE: Educación asistida por computadora.

 

5.      Ellis, A. Y Blau Shawn ( 2002) ¿ Es perjudicial el psicoanálisis?. En  Vivir en una sociedad Irracional. Cap. 26  Barcelona ,España: Editorial Paiodos.

 

6.      Fernandez G.  (1974) Apuntes de Metodología de la Investigación. Manuscrito no publicado. Universidad Veracruzana

 

7.      Primero. G. ( )  Algunas Críticas al psicoanálisis. En http://www.geocities.com/ansiedadyvinculos/psicoanalisis.htm .

 

Trabajo leído en el Simposium Análisis conductual del comportamiento disocial: Perspectiva científica y manifestaciones culturales.

 

En caso de citar este documento por favor utiliza la siguiente referencia:  

Aguilar Morales, J. E. (2006) Los principios del comportamiento. México: Asociación Oaxaqueña de Psicología A.C. En http://www.conductitlan.net/comportamiento.htm

 


Tus comentarios nos resultan útiles y estimulantes escribe a: 
comentarios@conductitlan.net

OPEN ACCESS

La asociación promueve la reproducción parcial o  total de este documento, sin fines de lucro y citando las fuentes. 
 
Asociación Oaxaqueña de Psicología A.C.
Calzada Madero 1304, Centro, Oaxaca de Juárez, Oaxaca, México. C.P. 68000

Tel. (951)5011681, (951) 5495923

Para visualizar correctamente este sitio utilice Mozilla FireFox

 

Última actualización 01 de enero  del 2011