EL ENTRENAMIENTO EN EL CONTROL DE ESFÍNTERES

 

Por Jorge Everardo Aguilar Morales

 

 

 

 

 

1.       Existen muchas conducta que hace que los padres generen sentimientos positivos hacia el niño, pero cuando se trata de entrenar al niño a ir al baño se pueden generar muchos sentimientos encontrados, en esta lectura hablaremos de cómo se pu8ede realizar este proceso sin tener que pasar por un doloroso proceso.

2.       En entrenamiento se realiza de manera gradual, siguiendo un proceso similar al del niño que se enseña a caminar. En cada paso los adultos deben de comportarse de manera cariñosa y comprensiva.

3.       En esta lectura usted aprenderá  la importancia de una actitud positiva durante el entrenamiento en el control de esfínteres,  posprincipios básicos en el entrenamiento,  la selección del equipo apropiado y  algunos consejos para evitar que este proceso este lleno de lágrimas.

4.       Desarrolle una actitud positiva hacia el entrenamiento en el control de esfínteres, considere que este es solo un evento más en el desarrollo del niño que tienen que aprender a manejar, entienda que puede ocurrir que después de haber pasado 10 minutos en el baño  el niño puede orinarse e o defecarse inmediatamente después de haberse retirado del mismo, haga saber a su niño que pueden ocurrir accidentes y que usted tiene una aceptación incondicional hacia él , independientemente de que todos los  dos trabajen para aprender esta habilidad.

5.       Existen tres procedimientos  generales para realizar el entrenamiento.

6.       El primer procedimiento el padre o el cuidador colocan al niños desde los   3 a 15 meses  en el baño de  tal manera que asocie ese momento con la acción de orinar o defecar

7.       El segundo procedimiento consiste en identificar  en el niño algunos signos de que esta listo para ser entrenado  en una edad cercana a los 15 meses, aquí se necesitan habilidades de detective. Luego al identificar que el niño produce ciertos sonidos o tienen ciertas conductas  cuando hace del baño los padres hablan con él y le indican que “ellos observan que hace del baño en el pañal y que en cambio los adultos utilizan el baño”,  pero que el puede aprender también a utilizar el baño. Enseguida selecciona los utensilios que ocuparan y se inicia el entrenamiento.

8.       En un tercer procedimiento de lo que se trata es de permitir que el niño observe como los adultos orinan o defecan, se trata de ponerles modelos, de observar películas o de simular con muñecos como se realiza esta acción.

9.       El entrenamiento del control de esfínteres sigue esta secuencia: Control del intestino mientras esta dormido, control del intestino mientras está despierto, control de la orina despierto y control de la orina mientras se duermes.

10.    A los tres años la mayoría de los niños son capaces de control el intestino y la vedija con pocs accidentes.

11.    El éxito dependerá de los padres y cuidadores del pequeño , quienes deberían hacer un esfuerzo constante para que motivar la cooperación del niño. Un modo de hacerlo es proporcionar recompensas y premios inmediatamente después de que la conducta deseada se presente. Cuando una recompensa ocurre mucho después de la conducta el niño no realiza una conexión entre la conducta deseada y la consecuencia.

12.    Las recompensas pueden incluir una sonrisa cariñosa, elogios, frutas, dulces o galletas también se pueden proporcionar después de la conducta esperada o en algunos acaso el uso de calcomanías o pegatinas puede ser del agrado del niño.

13.    Los niños también pueden ser motivados utilizando ropa para “niños grandes”, esto es efectivo en primer lugar porque resulta muy incomodo orinar o defecar con esta ropa y seguduno lugar porque se envía con claridad el mensaje que se tiene que utilizar el baño.

14.    En 1964 los psicólogos Nathan Azrin y Richard Foxx introdujeron un método que combina el modelamiento con un día intensivo de entrenamiento, el método se utiliza con niños de 20 meses o mas.

15.    El método incluye  permanencia durante el día  de entrenamiento en un ambiente sin distracciones.

16.    El padre y el niño entrenan a un modelo (muñeco) a utilizar el baño de manera repetida

17.    En el día de entrenamiento se proporcionan al niño líquidos abundantes para estimular la micción frecuente.

18.    El área de entrenamiento es abastecida con trapos para limpiar, ropa limpia y premios.

19.    Se anima al niño a utilizar el orinal durante periodos cortos, en caso de que el niño tenga un accidente se le pide que se cambie y que limpie lo que ensucio. No se regaña cuando esto sucede simplemente se pide que  ejecute la conducta.

20.    Cuando el niño utiliza apropiadamente el orinal  se le proporciona un dulce, galletas, pasas, etc. se le hace ver como su ropa esta seca y como se porta como un niño grande. Luego se pide que deposite el contenido de su orinal en el retrete, que jale la palanca y que lo coloque en el lugar asignado para ello.

21.    Este método no es eficaz cuando el niño ya ha tenido una serie de experiencias amargas al tratar de enseñarle el control de esfínteres. De igual manera no son candidatos a utilizar este método quenies tienen dificultades para cooperar, quienes hacen rabietas y quienes tienen cierto retraso mental.

22.    Este método evita muchos días de trabajo pero requiere que se destine todo un día al entrenamiento, que  el niño este listo para el entrenamiento y que se muestre cooperativo. De la misma manera sería recomendable que los padres lean previamente el libro de Azrin titulado “Mami voy al baño” editato por Diana.

23.    Si usted desea iniciar el entrenamiento en el control de esfínteres sería bueno que contestara algunas preguntas ¿ Podrá usted permanecer tranquilo  y cariñoso tanto en los éxitos del niño como en los accidentes que tenga el niño durante el entrenamiento? ¿Es usted capaz de mantener la calma? ¿Le ha enseñado ya al niño la diferencia entre seco y mojado? ¿Esta entrando al niño por qué considera que es el momento apropiado y no porque se sienta presionado para ello?  ¿ Se encuentra en este momento relativamente sin tensiones u obligaciones que le impidan concentrarse en este procedimiento?  ¿Se han puesto de acuerdo en la familia sobre las palabras que utilizaran para referirse a los utensilios, las partes del cuerpo, la micción y la defecación y las deposiciones? ¿Puede usted mostrar con tranquilidad al niño que las deposiciones son un resultado natural de las funciones del cuerpo? ¿Ha decidido que equipo utilizará? ¿Están listos usted y los cuidadores del niño a seguir el plan? Si la respuesta es si a las preguntas, entonces puede iniciar el entrenamiento.

24.    Revise si el niño esta físicamente listo, lo cual se determina  si el niño puede: ponerse y quitar los calzoncillos, estar sentado por 5 minutos, tener control del esfínter  anal ( despertar sin haber tenido una evacuación intestinal en la noche o durante la siesta, permanecer seco por al menos dos horas, y   durante el periodo de la siesta, tener control del esfínter de la vegija.

25.    Revise si el niño esta intelectualmente listo, esto se sabe si el niño puede: indicarle la incomodidad de  tener los pañales mojados o manchados, indicarle si sus pañales están mojados o manchados, usar lenguaje verbal o señas para indicarle que necesita ir al baño, seguir instrucciones simples, saber que se espera que hagan en el baño,

26.    Determine si el comportamiento del niño permite el entrenamiento esto se sabe si el niño: coopera de buen grado y no utiliza los berrinches, disfruta de los elogios de algún miembro de la familia,  reconoce la recompensa, se muestra orgulloso de sus logros,  muestra su deseo de usar el orinal, imita a otros niños, muestra interés en la limpieza y el orden.

27.    Finalmente consiga el equipo necesario para el  entrenamiento una silla como la que se muestra en el dibujo puede ser de utilidad.

 

Bibliografía:

Azrin. N.H. and Foxx R. M. (1974). Toilet training in less than a day.  New York :  Simon & Schuster

Oesterreich, L. (1995). Toilet training in Iowa Family Childcare Handbook (pp. 242-245) retrieved February 28, 2005, from http://www.nncc.org/Guidance/toilet.train.html

Pike, L.B. (1998, May) Toilet training, retrieved February 28, 2005

Schaefer, C. E & DiGernonimo, T.F. (1997).  Toilet training without tears, (Revised). New York: Penguin Putnam, Inc.

 

 

En caso de citar este documento por favor utiliza la siguiente referencia:  

Aguilar-Morales, J.E. (2008) El entrenamiento en el control de esfínteres. México: Asociación Oaxaqueña de Psicología A.C. En http://www.conductitlan.net/control_de_esfinteres.html

 

 
 
Tus comentarios nos resultan útiles y estimulantes escribe a: 
comentarios@conductitlan.net
 
La asociación promueve la reproducción parcial o  total de este documento sin fines de lucro y citando las fuentes. Si deseas hacer  donativos  para las actividades que realizamos, que impartamos cursos o talleres en tu localidad, colaborar con esta página o ejecutar algún proyecto comunitario o de investigación de manera conjunta  comunícate con nosotros.
 
© 2007. Asociación Oaxaqueña de Psicología A.C.
Calzada Madero 1304, Centro, Oaxaca de Juárez, Oaxaca, México. C.P. 68000

Tel. (951)5142063, (951) 5495923, Fax. (951) 5147646

Para visualizar correctamente este sitio utilice Internet Explorer 

 

Última actualización 1 de enero del 2008